Respuesta inmune

 

 

Definición     

 

Es la forma en que el cuerpo reconoce y se defiende a sí mismo contra los microorganismos, virus y sustancias reconocidas como extrañas y que son potencialmente perjudiciales para el organismo.

 

Nombres alternativos    

 

Inmunidad adquirida (adaptable); inmunidad celular; inmunidad; respuesta inflamatoria; inmunidad innata; inmunidad humoral

 

Información   

 

EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

 

Protege al organismo de sustancias potencialmente nocivas al reconocer y responder a los así llamados antígenos, los cuales son moléculas grandes (usualmente proteínas) que se encuentran en la superficie de las células, virus, hongos o bacterias. Algunas sustancias muertas como toxinas, sustancias químicas, drogas y partículas extrañas (como una astilla) pueden ser antígenos. Las sustancias que contienen estos antígenos son reconocidas y destruidas por el sistema inmunológico, incluso si las propias células corporales contienen proteínas que son antígenos (estos incluyen un grupo de antígenos llamados antígenos HLA). El sistema inmunológico aprende a ver estos antígenos como "normales" y usualmente no reacciona contra ellos.

 

INMUNIDAD INNATA E INFLAMACIÓN

 

La inmunidad innata de una persona son las barreras que no permiten la entrada de materiales nocivos al cuerpo, formando así la primera línea de defensa de la respuesta inmune. Algunas de estas barreras son la piel, el ácido estomacal, la mucosa (atrapa microorganismos y partículas pequeñas), el reflejo de la tos y enzimas en las lágrimas y las grasas de la piel. Si un antígeno traspasa las barreras externas, es atacado y destruido por otras partes del sistema inmunológico. La inmunidad innata también incluye aquellas cosas que hacen resistentes a los humanos a muchas de las enfermedades de los animales.

 

El sistema inmunológico incluye ciertos tipos de glóbulos blancos, al igual que sustancias químicas y proteínas en la sangre (como proteínas del complemento e interferón), algunas de las cuales atacan directamente a las sustancias extrañas en el cuerpo y otras trabajan juntas para ayudar a las células del sistema inmunológico.

 

La respuesta inflamatoria (inflamación) es parte de la inmunidad innata y se presenta cuando los tejidos son lesionados por bacterias, trauma, toxinas, calor o cualquier otra causa. Las sustancias químicas incluyendo histamina, bradiquinina, serotonina y otras son liberadas por el tejido dañado y hacen que los vasos sanguíneos derramen líquido en los tejidos, lo que deriva en una inflamación localizada. Ésto ayuda a aislar la sustancia extraña del contacto con otros tejidos corporales.

 

Las sustancias químicas también atraen a los glóbulos blancos que se "comen" a los microorganismos y células muertas o dañadas. El proceso por el cual estos glóbulos blancos rodean, sumergen y destruyen las sustancias extrañas se llama fagocitosis y las células son colectivamente llamadas fagocitos, las cuales finalmente mueren. El pus se forma debido a la acumulación de tejido muerto, bacterias muertas y fagocitos vivos y muertos.

 

INMUNIDAD ADQUIRIDA

 

Comparada con la inmunidad innata, la inmunidad adquirida (de adaptación) se desarrolla cuando el cuerpo está expuesto a varios antígenos y construye una defensa que es específica para dicho antígeno. Los linfocitos, un tipo especial de glóbulos blancos, contienen subgrupos de linfocitos B y T que son actores claves en las respuestas inmunes adquiridas. Los linfocitos B (también llamados células B) producen anticuerpos, los cuales se adhieren a un antígeno específico y facilitan la destrucción del antígeno por parte de los fagocitos. Los linfocitos T (células T) atacan los antígenos directamente y proporcionan control de la respuesta inmune. Las células B y T se desarrollan específicamente para UN tipo de antígeno y cuando hay exposición a un antígeno diferente, se forman células B y T diferentes.

 

A medida que los linfocitos se desarrollan, aprenden normalmente a reconocer los tejidos que son parte del cuerpo (propio) y a distinguirlos de los tejidos y partículas que no se encuentran normalmente en él (no propio). Una vez que se forman las células B y T, algunas de ellas se multiplican y brindan "memoria" para el sistema inmunológico, lo que le permite responder más rápida y eficientemente la próxima vez que sea expuesto al mismo antígeno, y en muchos casos previene a la persona de enfermarse. Por ejemplo, la inmunidad de adaptación le responde a un individuo que haya presentado varicela para que así se vuelva "inmune" contra esta enfermedad.

 

INMUNIDAD PASIVA

 

Involucra anticuerpos que se producen en el cuerpo de otra persona, como en el caso de los lactantes que poseen inmunidad pasiva, dado que ellos nacen con los anticuerpos que les transfiere la madre a través de la placenta. Dichos anticuerpos desaparecen entre los 6 y 12 meses de edad. Otra forma de obtener la inmunidad pasiva es con la gammaglobulina, la cual es suministrada por un médico y cuya protección es también temporal.

 

TRASTORNOS DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO Y ALERGIAS

 

Los trastornos del sistema inmunológico ocurren cuando la respuesta inmune es inadecuada, excesiva o deficiente. Las alergias involucran una respuesta inmune a una sustancia que, en la mayoría de las personas, el cuerpo percibe como nociva. El rechazo de trasplante comprende la destrucción de los tejidos u órganos trasplantados y constituye una complicación importante del trasplante de órganos. La reacción a la transfusión de sangre es una complicación del suministro de sangre. Los trastornos autoinmunes (como lupus erimatoso sistémico y artritis reumatoide) ocurren cuando el sistema inmunológico actúa para destruir los tejidos normales del cuerpo.

 

Los trastornos por inmunodeficiencia (como la inmunodeficiencia hereditaria y el SIDA) ocurren cuando existe una deficiencia en todo o en parte del sistema inmunológico.

 

SIGNOS DE INFLAMACIÓN:

 

 

          Enrojecimiento localizado

          Dolor en el área

          Inflamación del área afectada

          Ardor en el área afectada

          Pus (algunas veces)

 

Nota: en muchos casos no se desarrollan síntomas observables.

 

Los síntomas adicionales pueden ser, entre otros:

 

          Fiebre

          Molestia general (malestar general)

          Dolores musculares

          Agitación o confusión

 

 

EXÁMENES:

Durante una infección, un CSC muestra usualmente aumento en el número de glóbulos blancos. El conteo diferencial sanguíneo puede revelar un porcentaje elevado de fagocitos, lo cual indica que el cuerpo está respondiendo a la necesidad de combatir la infección.

 

Si se sospecha algún problema, se pueden realizar otros exámenes para determinar los niveles del complemento y los niveles de inmunoglobulinas específicas (anticuerpos).

 

TERAPIAS:

 

Usualmente, la respuesta inmune es la deseada. En algunos casos, es necesaria la supresión del sistema inmunológico (por ejemplo, en el tratamiento de los trastornos autoinmunes o alergias), lo cual implica la administración de corticosteroides y medicamentos inmunosupresores.

 

La supresión del sistema inmunológico puede deberse a un efecto secundario no deseado de ciertos tratamientos o trastornos.

 

La vacunación (inmunización) es una forma de desencadenar la respuesta inmune. Se suministran pequeñas dosis de un antígeno (como los virus vivos debilitados o muertos) para activar la "memoria" del sistema inmunológico (linfocitos B activados y linfocitos T sensibilizados). Dicha memoria permite que el cuerpo reaccione rápida y eficientemente a exposiciones futuras. Como se indicó anteriormente, esto significa que si se está expuesto a un microorganismo, éste será destruido antes de que produzca la enfermedad.

 

La inmunización pasiva involucra transfusión de un antisuero, el cual contiene anticuerpos que son formados por otra persona (o animal). Esto provee protección inmediata contra un antígeno, pero la protección no es de tiempo prolongado. La gammaglobulina y la antitoxina tetánica equina (de caballo) son ejemplo de inmunización pasiva.

 

 

COMPLICACIONES:

 

Una respuesta inmune eficiente protege contra muchas enfermedades y trastornos, mientras que la respuesta inmune ineficiente permite que las enfermedades se desarrollen. La respuesta inmune inadecuada, inapropiada o excesiva causa trastornos en el sistema inmunológico.

 

Las complicaciones relacionadas con la alteración de la respuesta inmune son, entre otras:

 

          Desarrollo de la enfermedad

          Alergia/hipersensibilidad

          Anafilaxis

          Trastornos autoinmunes

          Reacción a transfusión de sangre

          Trastornos por inmunodeficiencia

          Enfermedad del suero

          Rechazo al trasplante

          Enfermedad de injerto contra receptor

 

Actualizado: 12/1/2001

Versión en inglés revisada por: Frederic F. Little, M.D., Department of Allergy and Pulmonary/Critical Care Medicine, Boston University School of Medicine, Boston, MA. Review provided by VeriMed Healthcare Network.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

 

 

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la Comisión Norteamericana de Certificación de la Atención Médica (American Accreditation HealthCare Commission, URAC: www.urac.com). La acreditación de la URAC es la primera en su género y requiere el riguroso cumplimiento de 53 estándares de calidad e integridad, verificados por un comité auditor independiente. A.D.A.M. es una de las primeras empresas prestadoras de información y servicios de salud en la red que ha logrado esta prestigiosa distinción. Para conocer más sobre el comité de editores de A.D.A.M., diríjase http://www.adam.com/urac/edrev.htm. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics: www.hiethics.com) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

 

La información que aquí se presenta no debe utilizarse para casos de emergencia médica ni para realizar diagnósticos o tratamientos de enfermedad o condición médica alguna. Se debe consultar a un médico calificado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y de todos los problemas médicos. Si vive en los Estados Unidos, llame al 911 para todas las emergencias médicas. A.D.A.M. no se responsabiliza ni garantiza la exactitud, fiabilidad, integridad, actualidad o puntualidad del contenido, texto o gráficos. Se proporcionan hipervínculos hacia otros sitios web para información solamente, mas no como respaldo o estrategia de promoción de dichos sitios. Derechos de autor 2002, A.D.A.M., Inc. Cualquier reproducción o distribución de la información aquí presentada está estrictamente prohibida.

 

 

Temas de Salud | Medicinas | Enciclopedia | Tutoriales Interactivos | Noticias | Página Principal

 

 

Síndrome de fatiga crónica

 

Definición    

 

Es una condición de cansancio o agotamiento (fatiga) severo y prolongado que no se alivia con el reposo y no es consecuencia directa de otras condiciones. Para que se haga el diagnóstico del síndrome de fatiga crónica, el cansancio debe ser tan severo que disminuya la capacidad de la persona para participar en actividades ordinarias en un 50%.

 

Nombres alternativos   

 

SFC; Fatiga crónica

 

Causas, incidencia y factores de riesgo   

 

La causa exacta del síndrome de fatiga crónica (SFC) se desconoce. Algunos investigadores sospechan que puede deberse a un virus, como el virus de herpes humano 6 (VHH-6), pero no se ha identificado una causa viral específica.

 

Estudios recientes han demostrado que la causa del síndrome de fatiga crónica puede ser una inflamación de las interconexiones del sistema nervioso y que dicha inflamación puede ser un tipo de respuesta inmune o un proceso autoinmune. Este síndrome puede aparecer cuando se complica una enfermedad viral por una respuesta inmune inadecuada (disfuncional) o por otros factores que pueden jugar un papel como la edad, las enfermedades previas, el estrés, la disposición ambiental o genética, y es un síndrome más común en las mujeres entre los 30 y los 50 años de edad.

 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos describen este síndrome como un trastorno bien determinado con síntomas específicos y signos físicos, basados en la exclusión de otras causas posibles. El número de pacientes con dicho síndrome se desconoce.

 

Síntomas   

 

Los síntomas del síndrome de fatiga crónica son similares a los de la mayoría de las infecciones virales (dolores de cabeza y musculares, fatiga), se desarrollan a menudo en pocas horas o días y se prolongan por 6 meses o más.

 

Síntomas principales:

 

          Fatiga o cansancio, nunca experimentado en esa medida (inicio nuevo), que dura por lo menos seis meses y no se alivia mediante el reposo en cama

          Fatiga tan severa que limita la actividad física (se desarrolla una fatiga seria con menos de la mitad del esfuerzo que se hacía antes de la enfermedad)

 

 

Otros síntomas:

 

          Fatiga que dura más de 24 horas y que se desarrolla después de una cantidad de        ejercicio que solía ser tolerado con facilidad

          Fiebre leve (baja: 101º F ó 38,3º C o menos)

          Dolor de garganta

          Sensibilidad en los ganglios linfáticos del cuello o la axila

          Debilidad muscular en todo el cuerpo o en múltiples lugares, sin explicación     atribuible a un trastorno conocido

          Dolores musculares (mialgia)

          Trastornos del sueño: dormir demasiado (hipersomnia) o dormir muy poco (insomnio)

          Dolores de cabeza, distintos a cualquier dolor de cabeza previo en tipo, severidad y patrón

          Dolor articular que suele ir de una articulación a otra (artralgias migratorias) sin inflamación articular ni enrojecimiento

          Síntomas inusuales del sistema nervioso, tales como:

 

o          incremento de la sensibilidad de los ojos a la luz (fotofobia)

o          mala memoria

o          irritabilidad

o          confusión

o          el pensamiento parece "confuso"

o          dificultad para concentrarse

o          depresión

 

Signos y exámenes   

 

El examen físico puede confirmar la fiebre, la sensibilidad de los ganglios linfáticos, la inflamación de los ganglios linfáticos y otros síntomas. La garganta puede verse enrojecida, sin drenaje o pus.

 

El médico puede asumir que se trata del síndrome de fatiga crónica sólo después de descartar todas las demás causas posibles conocidas, como:

 

          Infecciones

          Trastornos autoinmunes o inmunológicos

          Tumores

          Enfermedades nerviosas o musculares (como esclerosis múltiple)

          Enfermedades endocrinas (como hipotiroidismo)

          Enfermedades siquiátricas o sicológicas, particularmente depresión. Dado que el síndrome de fatiga crónica en sí puede estar asociado con depresión, un           diagnóstico de depresión no lo descarta, pero la fatiga relacionada con la depresión solamente se debe descartar para diagnosticar el síndrome de fatiga            crónica.

          Dependencia de drogas

          Otras enfermedades (como enfermedades hepáticas, cardíacas o renales)

           

 

Un diagnóstico del síndrome de fatiga crónica debe incluir:

 

          Fatiga extrema y prolongada

          Ausencia de otras causas de fatiga crónica o por lo menos seis de los demás   síntomas enumerados más dos hallazgos físicos de confirmación, o por lo        menos ocho de los demás síntomas enumerados

 

No hay exámenes específicos para confirmar el diagnóstico de este síndrome, aunque se realiza una gran variedad de exámenes para descartar otras posibles causas para los síntomas.

 

Hay ciertos hallazgos "típicos" en los exámenes que, aunque no son lo suficientemente específicos como para diagnosticar un síndrome de fatiga crónica, parecen ser consistentes en las personas que tienen finalmente diagnóstico de este trastorno. Ellos son:

 

          Altos niveles de glóbulos blancos específicos (células CD4 T) en comparación con otros tipos de glóbulos blancos (CD8 T)

 

          IRM de cerebro que muestra una inflamación del cerebro o la destrucción de parte de las células nerviosas (desmielinización)

 

          Glóbulos blancos específicos (linfocitos) que suelen mostrar formas activas de virus de herpes 6 en los cultivos de linfocitos

 

Tratamiento 

 

En la actualidad no existe un tratamiento que haya probado ser efectivo para la cura del SFC. En su lugar, se tratan los síntomas. Muchas de las personas que sufren de SFC experimentan depresión y otros problemas psicológicos que pueden mejorar con un tratamiento.

 

Algunos de los tratamientos aplicados son:

 

          drogas antivirales (como aciclovir)

          drogas para combatir infecciones 'ocultas' por levaduras (como la nistatina)

          medicamentos para el tratamiento de la depresión (drogas antidepresivas)

          medicamentos para el tratamiento de la ansiedad (drogas ansiolíticas)

          medicamentos para reducir el dolor, la molestia y la fiebre

 

Algunos medicamentos pueden causar reacciones adversas o efectos secundarios que pueden ser peores que los síntomas originales del síndrome de fatiga crónica.

Los pacientes con SFC son alentados a mantener vidas sociales activas y el ejercicio físico suave también puede ser útil.

 

 

Expectativas (pronóstico)

  

Las perspectivas a largo plazo para pacientes con el síndrome de fatiga crónica es variable y difícil de predecir en el momento que se manifiesta. Ha habido informes de pacientes que se han recuperado completamente después de 6 meses a un año, mientras que otros pueden tomar más para lograr una recuperación completa.

 

Algunos pacientes informan no haber regresado nunca a su estado normal de antes de la afección. La mayoría de los estudios muestran que los pacientes tratados en un programa multidisciplinario de rehabilitación tienen un mejor pronóstico y mejoran mucho más que los pacientes que no buscan tratamiento.

 

Complicaciones

   

          aislamiento social producto de la fatiga

          limitaciones en el estilo de vida (algunas personas están tan fatigadas que         quedan esencialmente incapacitadas durante el curso de la enfermedad)

          depresión

          efectos secundarios y reacciones adversas relacionados con los medicamentos            del tratamiento.

 

Situaciones que requieren asistencia médica   

 

Se debe buscar asistencia médica si la persona experimenta fatiga persistente y severa con o sin otros síntomas de este trastorno, o si existen otros trastornos más graves que pueden causar síntomas similares y que deben ser descartados. Se puede obtener mayor información sobre el síndrome de fatiga crónica en los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) de los Estados Unidos y en la Asociación Estadounidense para CFIDS (CFIDS Association of America).

 

 

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la Comisión Norteamericana de Certificación de la Atención Médica (American Accreditation HealthCare Commission, URAC: www.urac.com). La acreditación de la URAC es la primera en su género y requiere el riguroso cumplimiento de 53 estándares de calidad e integridad, verificados por un comité auditor independiente. A.D.A.M. es una de las primeras empresas prestadoras de información y servicios de salud en la red que ha logrado esta prestigiosa distinción. Para conocer más sobre el comité de editores de A.D.A.M., diríjase http://www.adam.com/urac/edrev.htm. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics: www.hiethics.com) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

 

La información que aquí se presenta no debe utilizarse para casos de emergencia médica ni para realizar diagnósticos o tratamientos de enfermedad o condición médica alguna. Se debe consultar a un médico calificado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y de todos los problemas médicos. Si vive en los Estados Unidos, llame al 911 para todas las emergencias médicas. A.D.A.M. no se responsabiliza ni garantiza la exactitud, fiabilidad, integridad, actualidad o puntualidad del contenido, texto o gráficos. Se proporcionan hipervínculos hacia otros sitios web para información solamente, mas no como respaldo o estrategia de promoción de dichos sitios. Derechos de autor 2002, A.D.A.M., Inc. Cualquier reproducción o distribución de la información aquí presentada está estrictamente prohibida.

 

 

Temas de Salud | Medicinas | Enciclopedia | Tutoriales Interactivos | Noticias | Página Principal

Derechos Reservados | Política de Privacidad | Accesibilidad | Criterios para Recopilar Información

U.S. National Library of Medicine | National Institutes of Health

Actualizado: 12 mayo 2004

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Síndromes de fatiga crónica

 

 

Por Adam Marcus Reportero de HealthDayNews

 

Traducido del inglés: Miércoles, 31 de marzo, 2004

 

Viernes, 26 de marzo (HealthDayNews) –

 

 

Las personas se agotan, se cansan y se extenúan por momentos. Para la mayoría de ellos, un buen sueño o unas cortas vacaciones son suficientes para recargar baterías.

Pero ¿qué tal si nunca has podido sacudirte el cansancio? Y no importa cuánto duermas o hagas ejercicio, el agotamiento nunca te abandona.

 

Esto es como se sienten medio millón de estadounidenses con el síndrome de fatiga crónica (SFC). Ninguna cantidad de sueño ayuda a que te sientas más despierto, y la actividad tanto mental como física podría hacerlos sentirse más cansados. Además, muchos sufren de dolor muscular y debilidad, problemas de memoria y otros síntomas sin fuente percibible.

 

El alcance y la causas de la fatiga crónica, e incluso su existencia se ha derivado mientras yuppie flu se debaten fuertemente.

Para arrojar más luz en la condición, marzo ha sido declarado el Mes Nacional de Concienciación del Síndrome de Fatiga Crónica.

 

 

Un panel de expertos de 1994 definieron síndrome de fatiga crónica como el siguiente:

 

a meses de síntomas severos, el agotamiento no se vincula con alguna otra explicación médica y la presencia de cuatro o más síntomas adicionales, incluyendo problemas de concentración o memoria, dolor de garganta, nódulos linfáticos sensitivos, dolor de coyunturas o muscular (sin hinchazón o rojez), dolor de cabeza, sueño "no reconfortante" y enfermedad luego del ejercicio que persiste por más de un día.

 

Complicando el asunto, los síntomas deben haber recurrido por seis meses o más consecutivamente y no deben haber antedatado el comienzo de la fatiga crónica.

 

Una vez los científicos sospechan de un vínculo entre el SFC y la infección del virus Epstein-Barr (VEB, por sus siglas en inglés), que causa mononucleosis.

 

Desde que se han alejado de esa conexión, no se considera que infección alguna produzca el trastorno.

 

"La fatiga como un estado es algo que es muy común, y es algo que todos han experimentado", indicó Leonard Jason, un epidemiólogo y psicólogo en la Universidad DePaul en Chicago. En cualquier momento dado, por ejemplo, uno de cada cuatro estadounidenses reporta tener fatiga.

 

Sólo aproximadamente de 4 a 5 por ciento de las personas indicaron estar agotados durante seis meses corridos. Muchos de ellos no tienen razones médicas para su fatiga el estrés del trabajo o un nuevo bebé, por ejemplo. Quienes satisfacen la definición de síndrome de fatiga crónica, representan 0.4 por ciento de la población, indicó Jason. Las mujeres con la condición supera en número a hombres de tres a uno.

 

Aún así representa "un increíble desafío para la salud pública" en número por sí solo, indicó Jason. A pesar del volumen abrupto de pacientes la mayoría de los cuales no están diagnosticados la condición es la Rodney Dangerfield de las enfermedades: No recibe respeto.

 

"La falta de apreciación para la seriedad de la condición", manifestó Jason, "porque todos hemos experimentado cansancio o fatiga". Dicen "Estoy cansado y voy al trabajo. ¿por qué no lo hacen estas personas? ".

 

En su propia investigación, Jason ha encontrado que los estereotipos populares acerca del síndrome de fatiga crónica no son congruentes con la realidad. Contrario a ser una enfermedad de yuppie, la mayoría de las personas que reportan síntomas consistentes con la condición en el área de Chicago son pobres o miembros de minorías étnicas. "No eran mujeres de clase media, blancas", expresó.

 

Si el público está confundido acerca del SFC, están en buena compañía. El doctor Timothy Craig, un experto en SFC en el Colegio de Medicina de Pennsylvania State University, expresó que los científicos han realizado relativamente poco progreso contra la condición. "Creo que muchos médicos todavía no entienden lo que es, y cómo diagnosticarla", aseveró.

 

Una pequeña cantidad de medicamentos funciona en algunos pacientes, aunque ninguna droga ayuda a todos, argumentó Craig. Estos incluyen antidepresivos, esteroides nasales para tratar infecciones sinusales y nueva generación de tabletas para dormir. Pero hasta ahora, no hay tal cosa como "píldoras de energía" que pueden ayudar a los pacientes de CFS, expresó.

 

Kim McCleary, quien dirige la Asociación de América de Síndrome de Disfunción Inmunitaria y Fatiga Crónica, señaló que tratar la fatiga crónica es "puramente sintomático en este punto. Un proveedor quien conozca la base del síndrome debe comenzar a tratar de atacar los síntomas más severos" primero. Esto es por lo general pero no siempre fatiga.

 

"Dormir puede producir dolor y problemas cognitivos. Generalmente empeora la situación", expuso McCleary.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque no está claro qué ayuda a las personas con fatiga crónica, aquí hay algunas cosas que es casi seguro que no funcionan, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

 

 

Dehidroepiandrosterona (DHEA).Aunque estudios preliminares sugirieron algún beneficio en los pacientes de SFC con esta droga, investigación subsecuente no pudo confirmar estos resultados. Funcionarios de salud pública indicaron que las personas deben considerar DHEA "experimental" y que sólo aquellos con niveles anormalmente malos de la sustancia deben considerar tomar el medicamento.

 

Enemas colónicas. Este procedimiento no ha demostrado evidencia de eficacia en el tratamiento de SFC. Lo que es más, los CDC advierte que las enemas colónicas pueden impulsar enfermedades intestinales.

 

Kutapresina. Esta sustancia, fabricada de hígado de cerdo, ha demostrado no tener valor en el tratamiento de SFC. Sin embargo, puede causar reacciones alérgicas.

 

En última instancia, McCleary indicó que tratar el SFC requiere mucha paciencia tanto de parte del paciente como del doctor. "Puede ser muy frustrante", añadió.

 

 

 

HealthDay

 

Derecho de Autor © 2004 ScoutNews, LLC. Todos los derechos reservados.

 

Noticias relacionadas:

          Más noticias sobre Síndrome de fatiga crónica

 

Más noticias desde esta fecha

 

Temas relacionadas:

          Síndrome de fatiga crónica

 

Temas de Salud | Medicinas | Enciclopedia | Tutoriales Interactivos | Noticias | Página Principal

Derechos Reservados | Política de Privacidad | Accesibilidad | Criterios para Recopilar Información

U.S. National Library of Medicine | National Institutes of Health

Actualizado: 31 marzo 2004

 familydoctor.org > Información en español > Síndrome de Fatiga Crónica

 

 

 

 

 

Síndrome de Fatiga Crónica

             

 

Inglés / English

¿Cómo puedo saber si tengo síndrome de fatiga crónica?

 

Si usted responde "sí" a cualquiera de las siguientes preguntas, usted puede tener síndrome de fatiga crónica (CFS o "Chronic Fatigue Syndrome"), que también lleva el nombre de síndrome de disfunción inmune de fatiga crónica (CFIDS o "Chronic Fatigue Immune Dysfunction Syndrome").

 

1.         ¿Alguna vez se ha sentido cansado (fatigado) por largos períodos de tiempo--            más de 6 meses--aunque esté descansando lo suficiente y no esté trabajando muy     duro?

 

2.         ¿Alguna vez el doctor no le ha podido encontrar la causa para alguna enfermedad o síntomas?

 

3.         ¿Hace usted menos de 1/2 de lo que lograba hacer antes, porque se siente      cansado?

 

4.         ¿Ha tenido usted problemas recurrentes o persistentes por 6 meses o más con 4 o      más de las indicaciones o síntomas mencionados abajo?

 

            o          Dolor de garganta

            o          Nódulos linfáticos adoloridos o sensibles en el cuello o las axilas

            o          Dolor inexplicable en los músculos

            o          Dolor que se mueve de articulación a articulación pero que no incluye                         enrojecimiento o hinchazón

            o          Dolores de cabeza muy diferentes a los que sufre usualmente, o dolores                                  que hacen que toda la cabeza le duela

            o          Problemas con la memoria corta o su concentración

            o          Sentirse cansado por más de 24 horas después de hacer ejercicio, que                                   antes no le molestaba en nada hacer.

            o          Problemas durmiendo

 

Las personas con CFS también pueden tener otros síntomas.

 

¿Cuáles son las causas del síndrome de fatiga crónica?

 

Nadie está seguro acerca de las causas de CFS. Los síntomas pueden ser causados por un sistema de inmunidad que no está trabajando muy bien. O puede ser causado por algún tipo de virus. Los estudiosos están tratando de buscar la causa de CFS.

 

 

 

 

 

¿Cómo se trata el síndrome de fatiga crónica?

 

El primer paso es tratar de encontrar la causa médica de su fatiga. Su doctor probablemente querrá revisar sus síntomas e historia médica, y hacerle un examen físico.

Su doctor también querrá hacerle pruebas de sangre, pero los exámenes de lab raras veces ayudan en estos casos. Algunos síntomas, como los dolores musculares, problemas al dormir, ansiedad y depresión, se pueden tratar con medicamentos. La medicina tiene la intensión única de reducir sus síntomas y permitir que viva más activo, pero no curará la fatiga. Hasta ahora, no hay medicina que cura el síndrome por completo, pero la mayoría de pacientes se mejoran con el tiempo.

 

¿Cómo puedo ayudarme?

 

          Mantenga un diario identificando las horas en que sentía más energía. Planee sus         actividades para estas horas.

 

          Mantenga un nivel de actividad y ejercicio que esté en acuerdo con sus           habilidades. Su doctor puede ayudarle a hacer un plan de ejercicio para mantener       su fuerza a cualquier nivel que sea posible. El ejercicio puede ayudar al cuerpo y          a la mente.

 

          Permítase reconocer y expresar sus sentimientos, tal como la tristeza, enojo y frustración. Usted necesita lamentar la energía que ha perdido.

 

          Pida ayuda y apoyo de sus familiares y amigos. Busque apoyo en grupos y      consejería en su comunidad. Su doctor es otro recurso importante de ayuda. El            apoyo emocional es importante en tolerar un problema de salud crónico.

 

          Si su memoria y concentración sufren los efectos del síndrome de fatiga crónica,         mantenga una lista y haga notas para acordarse de cosas importantes. También, dése tiempo para hacer cosas que toman concentración. Hay medicinas que pueden ayudarlo a dormir mejor, lo que puede mejorar la concentración y la   memoria.

 

¿Cómo puede ayudar mi médico?

 

Su doctor puede trabajar con usted para proveer alivio de algunos síntomas y ayudarle a encontrar maneras de tolerar los cambios que el CFS hace en su vida diaria. La fatiga crónica lo afecta físicamente, emocionalmente y socialmente. Cuando hace frente a estos factores, usted tiene la mejor posibilidad de ajustarse a su enfermedad y sentirse más satisfecha con su vida.

 

Si tiene usted CFS, una buena relación con su médico ayuda mucho. Esta relación es la clave que puede ayudarlo a sentirse menos frustrado.

 

 

 

 

 

 

 

¿Dónde puedo encontrar más información?

 

Usted puede obtener más información a través de estos grupos:

 

            (Asociación Nacional del Síndrome de Fatiga Crónica y Fibromialgia)

            PO Box 18426

            Kansas City, MO 64133

            816-313-2000 (24 horas)

 

            (Asociación Americana del Síndrome de Fatiga Crónica y Disfunción Inmune)

            PO Box 220398

            Charlotte, NC 28222-0398

            800-442-3437 (24 horas)

            www.cfids.org

 

            (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades)

            National Center for Infectious Diseases

            (Centro Nacional para Enfermedades Contagiosas)

            Mailstop A15

            Atlanta, GA 30333

            888-232-3228

            www.cdc.gov/ncidod/diseases/cfs/index.htm

 

 

Creado: 10/01

Este artículo provee un resumen del tema y puede que lo explicado no les afecte a todos. Hable con su médico de familia para averiguar si esta información es útil para usted y para aprender más acerca del tema.

Copyright © 2001 American Academy of Family Physicians

Se otorga permiso para imprimir y hacer fotocopias de este material, sólo si se hace con propósitos educacionales no-lucrativos. Se necesita obtener un permiso por escrito para cualquier otro uso, incluyendo el uso electrónico.

Página inicial | Página inicial en español | Política de Privacidad | Contactarnos | Sobre Este Sitio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                  

ASTENIA CRONICA (FATIGA CRÓNICA)

 

 

 [ Envíe esta noticia ]

 [ Imprimir ]

 [ Feedback ]

 

La fatiga o astenia es el término médico para el cansancio. El cansancio crónico se ha convertido en uno de los motivos de consulta más frecuentes en las consultas médicas. En la mayor parte de los casos es posible encontrar una causa, sea orgánica o psíquica, para la fatiga crónica, pero existe un amplio porcentaje de pacientes en los que no es posible identificar una causa específica. Para este grupo de pacientes se acuñó el término inglés “chronic fatigue syndrome”, cuya traducción castellana es síndrome de fatiga crónica.

 

El síndrome de fatiga crónica se define por la existencia de cansancio de más de seis meses de evolución y que produce una disminución mayor del 50% en la capacidad para realizar las labores habituales.

 

Causas • Síntomas • A quién afecta • Diagnóstico • Tratamiento

 

• Causas

 

No se conocen las causas de este síndrome. Se ha pretendido implicar en su origen las infecciones virales crónicas, sobre todo las producidas por los virus del grupo herpes (virus de Epstein-Barr y virus herpes humano tipo 6), pero no se ha podido demostrar con certeza esta posibilidad. Otras teorías, tampoco comprobadas, establecen el origen de esta enfermedad en trastornos leves del sistema inmune o alteraciones musculares.

 

• Síntomas

 

El síntoma cardinal es el cansancio, muy intenso, que no mejora con el descanso, y que produce una gran incapacidad para la vida laboral, social y de relación. Al cansancio sin causa y desmesurado se añaden otros síntomas menores, muy variables de unos enfermos a otros. Es frecuente tener algunas décimas de fiebre, sobre todo por las tardes. También se encuentran entre las quejas más habituales los dolores de cabeza, el dolor de garganta, y los dolores musculares o debilidad. Otros síntomas incluyen la aparición de ganglios en el cuello, dificultad de concentración, alteraciones del sueño y otros muchos.

 

 

 

 

 

 

 

 

• A quién afecta

 

Esta enfermedad afecta fundamentalmente a personas previamente sanas, de entre los 20 y los 50 años de edad, pero se han visto casos en pacientes de edad avanzada, y existe en la actualidad una gran controversia acerca de su posible existencia y la manera de definirla en los niños. Existe un claro predominio de mujeres afectadas.

 

• Diagnóstico

 

El médico es quien, en la consulta, realiza el diagnóstico a partir de unos datos o criterios clínicos, y una vez que ha descartado que existan otras causas para el cansancio del enfermo. No existen pruebas o análisis específicos que permitan confirmar el diagnóstico, aunque para descartar esas otras enfermedades causantes de cansancio suele ser preciso un amplio estudio de análisis o pruebas complementarias.

 

• Tratamiento

 

Se han ensayado múltiples fármacos en el tratamiento del cansancio crónico, aunque la mayor parte de ellos sin resultados satisfactorios, excepto en casos aislados.

 

 De todos ellos, los mejores resultados se han obtenido con fármacos antidepresivos.

Otro gran grupo de fármacos incluye a los estimulantes de la inmunidad y los antivirales.

 

Los antiinflamatorios no esteroideos y los corticoides son eficaces en ocasiones en el control de los síntomas de la enfermedad, especialmente las artromialgias, pero no influyen en la evolución a largo plazo de este síndrome.

 

Se trata de una enfermedad crónica, de muy larga evolución, aunque con una tendencia ligera a la mejoría espontánea. A pesar de ello, esta enfermedad condiciona un importante grado de incapacidad, y más de la mitad de los pacientes continuarán teniendo dificultades para continuar con su actividad habitual a los cinco años del comienzo de la enfermedad.

 

17/11/2003  

Recoletos Grupo de Comunicación. Aviso Legal